13 feb. 2011

Esa linda tarde de verano...


- A veces me gustaría ser invisible..
+¿Tú?¿para qué quieres ser invisible todo el día?
- No, todo el día no, al menos unas seis horas...
+ ¿Para qué?
- ¿Para qué? Pues... para ir por ahí saliendo del armario de mis amigos y pegarles sustos. Para ir por las tiendas y robar todo tipo de cosas sin que nadie pueda verme. Y para joder mucho a la gente...
+ ¿Para eso quieres ser invisible? ¡Pues vaya tontería!
- ¿Vaya tontería? A ver lista, ¿qué harías tú si fueras invisible?
+ Pues... si fuera invisible haría muchas más cosas que esas. Por ejemplo ir a tu habitación y verte ahí, metido en la cama, durmiendo y suspirar, y saber que el mundo merece la pena. Para besarte y que no sepas que te esta pasando. Y ponerle la zancadilla a todas las chicas que se acerquen a ti babeando, para que se les parte el labio o se les rompa la nariz y, por qué no, para que se traguen los dientes y así no te fijes en ellas. Pero sobre todo, me encantaría ser invisible para susurrarte mi nombre a todas horas, y que al verme, me digas que oyes mi nombre a todas horas, y que quizá te estás volviendo loco de tanto quererme..

No hay comentarios:

Publicar un comentario